¡Nos partimos de risa con los chistes malos de Carmelo!