El San Pancracio de Secun, mano de santo en el gimnasio hasta que desaparece