El Christian, ¿un cobarde o el Batman del gimnasio?