La última carta de Carmelo para conquistar a Secun: ¡regalarle un mausoleo por su boda!