El pensionista que no entiende de banderas y sí de solidaridad desinteresada