Demostramos que una marisquería acepta sin problemas las ‘tarjetas black’