La confesión de Fermín que hizo desviar la investigación