Los volantes le traen mala suerte a Irene y se queda sin viajar a la granja de David