Las segundas partes sí pueden ser buenas: Sigi se ha enamorado de Ana