Los granjeros llegan a Cuatro “con el corazón más abierto que la Virgen”