Una primera cita y muchos cuernos en la barbacoa de José