Una papada y unas lorzas dan jaque mate al amor de Facundo y Carles