Los nervios se apoderan de Jesús: “¡Me muero!”