¡Las granjas se revolucionan! Un cierre, pasión y muchas lágrimas