David y Patricia se entregan su herradura mutuamente ¡para siempre!