La acampada de Gari termina con Pili al borde del abandono: “Me siento una mierda”