Entre Titanic y Las 1001 noches, José disfruta de un viaje de película