Sigi lo tiene claro: “El tantra es como el sexo pero sin meterla”