Patricia y David, un reencuentro entre lágrimas