Irene llega pisando fuerte: “No necesito remar para tener una cita”