Facundo, entre lágrimas, a Jesús: “Esta herradura no es para ti”