Facundo, a Moisés: “Muy mariquitas no me pongas a los caballos”