Eva lo tiene claro con David: “Vine por tus huevos y tus gallinas”