Amanda no tiene miedo a nada, ni a las vacas de Gari