Alejandro, a Patricia: “Yo me quiero ir, no me han gustado tus caras y soplidos”