Lágrimas, gimoteos y promesas de volverse a ver