César no sabe atarse los cordones