Zayra descubrió con 13 años que su madre había sido maltratada y el atletismo le dio la fuerza para superarlo