La pasión de Adriel, el niño que cogió la botella de Bennet, por el ciclismo: "Empezó a entrenar con cuatro años, que casi no llegaba a los pedales"