Pasa la mayor vergüenza de su vida por el baile de sus padres en pleno partido de béisbol