Tiger Woods pasa por el medio de un grupo de niños que le piden autógrafos y no les dedica ni una mirada