Con solo una mano, Shaquem Griffin levanta 102 kg y está llamado a ser uno de los mejores jugadores de fútbol americano