Dos entrenadores de categoría alevín convierten el habitual saludo tras un partido en una brutal pelea