¡La reacción más tierna! Su ídolo le regala su stick de hockey y el pequeño no puede parar de llorar