Con seis años y parálisis cerebral, cruza la meta de la maratón de Sevilla aunque los médicos dijeron que nunca correría