Tiene siete años y no la dejan jugar al fútbol en la liga de su pueblo por ser una chica