De estar a punto de llorar, al día más feliz de su vida: una niña vive el momento más tierno de la historia del hockey