Merlin, de 11 años, sueña con ser futbolista pero ha pasado de entrenar con Sergio Ramos a no tener equipo