Su cara de asombro no tiene precio: así se quedó al entrar por primera vez en el estadio de su equipo