La pregunta más importante para Chandler, que con 10 años sueña con ser gimnasta olímpica: “¿Te sigues divirtiendo?”