Entre lágrimas y con 12 años: Aitor da una lección al fútbol yendo a abrazar a su rival tras hacerle falta y ver tarjeta amarilla