¡Cuando el karma está de tu lado! De fallar dos tiros libres a la canasta de la victoria en tres segundos