¡No puede evitar llorar! Le roban las botas y sus compañeros, sin apenas recursos, hacen una colecta para comprarle otras