Le daban 15 días de vida, pero Javier Prestel ha demostrado que no hay nada imposible gracias al boxeo