El hijo de Totti, con 12 años, renuncia a meter un gol para atender al portero rival durante un torneo en Madrid