Un joven portero de nueve años recibe 11 goles pero gracias a su padre consigue las felicitaciones de las leyendas de la Premier