“¡Qué grande!”: Guillermo, con síndrome de Down, recibido como un héroe en su colegio tras ganar cinco oros en natación