Marca el golazo de su vida haciendo una lambretta y una volea, pero lo celebra de forma inesperada