Recibe una de las faltas más brutales del baloncesto de instituto pero su reacción es todo un ejemplo