Técnica, control y valores: las tres claves de la escuela de pilotos del padre de Jorge Lorenzo